Publicado: 27 de Diciembre de 2017

Para desconsuelo de endocrinos y nutricionistas, la alimentación es un terreno muy propicio a los mitos y quimeras que, por el mero hecho de llevar mucho tiempo entre nosotros, se creen a pie juntillas. De esta forma, han sido muchas las comidas que hemos desterrado o introducido con entusiasmo en nuestra dieta debido a una serie de suposiciones erróneas. Ya que la alimentación constituye un hecho tanto biológico como cultural, las creencias y opiniones se han extendido, bien a través del boca a boca a través de generaciones o bien por la publicidad que tanto impera en nuestra sociedad. La lucha, en definitiva, entre la ciencia y la tradición.

En efecto, gracias a la creciente base científica de la que disponemos, cada vez se desmontan más mitos y supuestas verdades, a veces muy arraigadas, de la salud y la alimentación. Quizá algunas tenían cierta lógica y hasta sentido en aquella época, pero ya va siendo hora, sin menospreciar el conocimiento de nuestros mayores, de que las desechemos de una vez por todas.Seguir leyendo

https://www.mercedespatallo.com/